“Deqi”, claves fisiológicas de la sensación acupuntural

El “Qi” es unoacupuncture-656578_1920 de los conceptos clave para comprender el pensamiento médico chino, aunque no se encuentra ninguna traducción occidental que refleje de forma correcta la totalidad de su significado, por lo que la bibliografía occidental refleja intentos de aproximación al concepto y analogías con el fin de establecer un acercamiento a su comprensión.

Se puede considerar como la base de todos los fenómenos del Universo y proporciona la continuidad de formas toscas y materiales y energías tenues, etéreas e inmateriales, esquivando completamente el dilema que se encuentra en la filosofía Occidental, la dualidad y contraste entre materialismo e idealismo (1). Otra definición occidental de Qi lo explica como el principio creador o  formador asociado con la vida y con todos los procesos que caracterizan a los seres vivientes, siendo manifestaciones de Qi todas las formas animadas de la naturaleza, generadoras de movimiento y calor, avivadoras del cuerpo y diversificándose de acuerdo a los sistemas funcionales específicos. Se considera como una de las sustancias vitales junto a la Sangre (Xue), la Esencia (Jing) y los Líquidos Orgánicos (Jinye) (2).

El Qi, por tanto, se puede considerar como una expresión de actividades orgánicas funcionales (vitalidad) y de materia (sustancia esencial)  interrelacionadas, de forma que mientras ambas fluyan de forma armónica, equilibrada y abundante tendrá lugar el equilibrio orgánico y la salud.

La existencia del Qi en el organismo se puede experimentar mediante el Deqi, o sensación acupuntural relacionada con la circulación del flujo de Qi  o la llegada de energía vital. Esta sensación viene mediada entre otras variables por la técnica acupuntural utilizada, por la combinación de puntos acupunturales, por las diferentes manipulaciones de las agujas, por el estado vital del organismo, por lo que las sensaciones pueden variar de un momento a otro o de una persona a otra. Las personas que se someten a tratamiento con acupuntura por primera vez experimentan sorprendidas estas sensaciones siendo frecuentemente relatadas como entumecimiento, distensión, pesadez, adormecimiento o una extraña sensación de circulación de energía hacia abajo en brazos o piernas siguiendo la dirección de los meridianos energéticos.

Los textos clásicos de la Medicina Tradicional China ya se referían a esta sensación de Deqi. El Huangdi Neijing (Canon interno de Medicina China del Emperador Amarillo) afirma que el tratamiento con acupuntura no surte efecto sin la llegada del Qi. El Nán Jῑng (Canon de las Dificultades) muestra que primero hay que insertar la aguja  para inducir el Deqi, para después aplicar las técnicas de manipulación para tonificar o dispersar la energía, siendo el Deqi la base de la eficacia del tratamiento.

Desde la perspectiva fisiológica, la sensación acupuntural está mediada por los nervios sensoriales aferentes y generada por la activación de diferentes receptores sensoriales y sus fibras aferentes en las zonas acupunturales, en concreto de las fibras de los nociceptores y las fibras mielinizadas de los mecanorreceptores. También se induce una activación de la red límbico-paralímbico-neocortical y una activación de las regiones somatosensoriales del cerebro (3). Los estudios modernos de neuroimagen (resonancia magnética y tomografía por emisión de positrones) han provisto de herramientas para poder comprobar los cambios ocurridos en el cerebro y en sus áreas específicas al aplicar acupuntura. Un estudio (4) afirma tras comprobación mediante medición de velocidad con tecnología láser que la estimulación en puntos de acupuntura con Deqi puede favorecer el riego sanguíneo en el organismo, en mayor medida en puntos del mismo meridiano de acupuntura.  Se ha reportado también que los resultados clínicos utilizando la acupuntura están mediados por el sistema nervioso central, tal y como afirma una investigación(5) que  demuestra mediante la imagen obtenida por resonancia magnética que la inserción y manipulación acupuntural puede modular la actividad neural en múltiples niveles de los sistemas cerebro-cerebelo y límbico, dependiendo el patrón de respuesta hemodinámica de la respuesta psicofísica a la manipulación de la aguja, evidenciándose una atenuación de la señal en de las estructuras límbicas y paralímbicas de las regiones cortical y subcortical en el telencéfalo, diencéfalo,  bulbo raquídeo y cerebelo cuando los sujetos experimentan Deqi.  Un artículo (6) afirma que en comparación con los factores psicológicos, el Deqi contribuye en mayor medida al alivio del dolor tratado con acupuntura en pacientes con dismenorrea primaria, afirmando además que la manipulación manual de las agujas es un prerrequisito para provocar y mejorar la sensación de Deqi, siendo esta fundamental para conseguir efectos terapéuticos.

Por todo esto es importante que las personas que se someten a tratamiento con acupuntura perciban como normales y beneficiosas las sensaciones que la acupuntura puede provocar y que sean conscientes de los efectos positivos de las mismas, colaborando con el terapeuta en la comunicación de estas sensaciones a fin de obtener el mayor beneficio terapéutico posible.

Referencias bibliográficas:

  1. Maciocia, G.: Los fundamentos de la Medicina China. Aneid Press. Cascais (Portugal). 2001.
  2. Beinfeld, H., Korngold, E.: Entre el cielo y la tierra (Los cinco elementos en la Medicina China). La liebre de marzo. Barcelona. 1999.
  3. Lundeberg, T.: To be or not to be: the needling sensation (de qi) in acupuncture. Acupuncture in Medicine. 2013 Jun;31(2):129-31.
  4. Huang, T. “et al”: Observation of Microvascular Perfusion in the Hegu (LI4) Acupoint Area after Deqi Acupuncture at Quchi (LI11) Acupoint Using Speckle Laser Blood Flow Scanning Technology. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2012.
  5. Hui, K “et al”: The integrated response of the human cerebro-cerebellar and limbic systems to acupuncture stimulation at ST 36 as evidenced by fMRI. Neuroimage. 2005 Sep;27(3):479-96.
  6. Xiong, J. et al “De-qi, not psychological factors, determines the therapeutic efficacy of acupuncture treatment for primary dysmenorrhea”. Chinese Journal of Integrative Medicine. 2012 Jan;18(1):7-15.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.