Relación entre sofocos de la perimenopausia y Vacío de Yin de Riñón

Menopausia, estrógenos y termorregulación

La menopausia es el cese completo de la menstruación, tras haber transcurrido un año desde el último periodo y sin que haya ocurrido ningún sangrado menstrual. Ocurre sobre los 50 años y está ligada al número de ovocitos del ovario. Está precedida por el climaterio, período amplio en el que se pasa progresivamente del periodo fértil de la vida al no reproductivo como consecuencia del agotamiento de los folículos (Bajo et al, 2009).

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  La transición a la menopausia puede cursar con diferentes síntomas: cambios en los patrones menstruales, trastornos psicológicos, disfunción sexual, síntomas somáticos, síntomas vasomotores (sofocos, diaforesis nocturna, trastornos del sueño) y otros. De todos estos síntomas que pueden afectar a la calidad de vida, los más frecuentes son los vasomotores, relacionados con la termorregulación. Ocurren en hasta un 60% de mujeres, con incremento medio del 10% durante el periodo premenopáusico y del 50% después de la menopausia. Entre otros factores (bajos niveles de ejercicio, tabaquismo, altas concentraciones de FSH, aumento de la masa corporal, grupo étnico, estado socioeconómico y antecedente de trastorno disfórico premenstrual), están relacionados con bajos niveles de estradiol y se relacionan con cambios en el eje hipotálamo-hipófisis-ovario (Hoffman et al, 2014).

Los estrógenos son hormonas sexuales, conocidos por su función reproductiva. Existen tres tipos principales: estrona, estradiol y estriol, siendo el 17β-estradiol (E2) el que circula de forma principal. La mayoría de E2 se produce en los ovarios, aunque existe una producción local de estrógenos en muchos órganos no reproductivos, incluido el cerebro (Zhang et al, 2021). A su vez, ejercen múltiples acciones en el cerebro. Algunas contribuyen al bienestar en general y, más específicamente, a la cognición y al estado de ánimo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 La característica distintiva de la disminución de los niveles de estrógenos en el cerebro es el sofoco, que se denomina más genéricamente episodio vasomotor. Se refiere a la sensación aguda de calor, y el rubor o episodio vasomotor incluye cambios en la percepción temprana de este evento y otros cambios en la piel, incluida la diaforesis (Obgynkey, 2021).

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Se han revelado varias regiones sensibles a los estrógenos como candidatas a mediar los efectos de estos sobre la temperatura corporal, y las pruebas sugieren que estas áreas trabajan de forma sinérgica, antagónica y/o en paralelo para modular la termorregulación de todo el cuerpo. Estudios con modelos animales muestran que mientras que los estrógenos afectan a la temperatura corporal modulando tanto la producción como la disipación de calor, muchos de estos efectos son mediados específica o simultáneamente a través de diferentes regiones sensibles a los estrógenos. Así, ejercen su acción termorreguladora a través de vías neurales en el hipotálamo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     En cuanto a los sofocos, suelen ir precedidos de un aumento en la temperatura central, seguido de un descenso de la misma debido a un aumento de la pérdida de calor. Se ha comprobado que la variación de los niveles de estrógenos está directamente relacionada con los sofocos, aunque la relación causal directa sigue siendo incierta. Se sugiere que la abstinencia de estrógenos determina la aparición de los sofocos, debido a las mediciones realizadas en los niveles plasmáticos de estrógenos en mujeres menopáusicas con y sin sofocos (Zhang et al, 2021).

 

Desajustes en la menopausia y Vacío de Yin de Riñón

La Medicina Tradicional China (MTC) considera el Vacío de Yin de Riñón como el principal síndrome asociado a los problemas de la transición menopáusica. Según la MTC, la mayor parte de síndromes de este trastorno son de tipo deficiencia y pueden afectar también a Riñón, Corazón, Hígado y Bazo. La diferenciación de síndromes se centra en averiguar la deficiencia relativa Yin o Yang de Riñón, con base en las manifestaciones clínicas.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                De este modo, en el Vacío de Yin de Riñón (VYR), ya que el Yin no puede restaurar al Yang, este flota hacia arriba, causando calor en la cabeza y cara, transpiración y calor en los llamados  “cinco corazones” (palmas de las manos, plantas de los pies, pecho). El VYR produce sequedad de la sangre, genera “Viento interno” y así es como ocurre el picor y xeroderma en la piel. También da lugar a calor interno, que resulta en sed, estreñimiento, y orina escasa y rojiza. Los síntomas de menopausia bajo este síndrome incluyen fiebre, transpiración, cambios de ánimo, sofocos, calor en pecho, cabeza, cuello y cara (Yong, 2007).

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  La MTC considera también al VYR como una causa de menopausia prematura, con los síntomas asociados al mismo, derivados del Calor (Lyttleton, 2009).

 

                                                                                                                                                                                                                      Conclusiones

Atendiendo a la fisiología de los desequilibrios termorreguladores relacionados con el descenso del nivel de estrógenos que correlacionan con la ocurrencia de sofocos, así como con la descripción que los textos de MTC realizan acerca del Síndrome de VYR, donde ya quedaban explicados los síntomas de los sofocos de la menopausia, se podría establecer una analogía en la que las mujeres con sofocos durante la transición menopáusica diagnosticadas con VYR presentarían una desregulación a la baja en los niveles de estrógenos. Por ello, dicha desregulación podría considerarse un signo de VYR desde el punto de vista de la biología y la fisiología.

                                                                                                                                                                                                                 Bibliografía

Emilio J. Torregrosa. Técnico Superior en MTC (Fundación Europea de MTC). Miembro de Practitioner’s Register  nº 2760-11511. Miembro de Pan European Federation of Traditional Chinese Medicine Societies. Diplomado en Acupuntura Neurofisiológica (Instituto de Ciencias y Medicina Integrativa).

 

 

 

 

La acupuntura y el resto de terapias de la Medicina Tradicional China son técnicas parasanitarias complementarias a los tratamientos médicos habituales, no siendo sustitutivas de estos en ningún caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.