La acupuntura regula el estrés oxidativo cerebral en el ictus isquémico

Una publicación de la revista Oxidative Medicine and Cellular Longevity explica los efectos neuroprotectores de la acupuntura que podrían regular el estrés oxidativo en el ictus isquémico

 

El accidente cerebral vascular (ACV) o ictus es una de las mayores causas de mortalidad y discapacidad. El ictus isquémico representa el 71% de los casos de ACV. Este se define como el infarto permanente de los tejidos cerebrales debido a la pérdida abrupta de riego sanguíneo, con deterioro de la función neurológica como resultado.

                                                                                                                                                                                                                                  ¿Qué es el estrés oxidativo?

La isquemia genera una serie de reacciones bioquímicas y moleculares que generan un exceso de especies reactivas de oxígeno  (ROS, según sus siglas en inglés). Esto produce estrés oxidativo, que se refiere a un estado patológico en el que las células están sujetas a un exceso de ROS, y por lo tanto no pueden contrarrestar los efectos nocivos de esta situación con el sistema de defensa antioxidante.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 El estrés oxidativo está involucrado en diversas enfermedades, incluyendo aterioesclerosis, hipertensión y trastornos neurodegenerativos. En particular, juega un papel crucial en la ocurrencia de ictus isquémico y en la progresión patológica del daño cerebral asociado.

                                                                                                                                                                                                            Acupuntura, una terapia tradicional en el tratamiento del ictus

Desde la antigüedad, se conoce que la acupuntura tiene efectos beneficiosos en el tratamiento agudo de las enfermedades cerebrovasculares. Un famoso libro clásico de MTC escrito por Hong Ge en la dinastía Jin oriental (317-420 d.C.), llamado Zhou Beiji Fang (Manual de prescripciones para emergencias), que proporcionó a la premio Nobel Youyou Tu una novedosa inspiración para descubrir la artemisinina en el tratamiento de la malaria, recomendaba encarecidamente la acupuntura como una intervención viable de primeros auxilios en la fase inicial del ACV agudo.

                                                                                                                                                                                                                              La acupuntura regula el estrés oxidativo en el ictus isquémico

La acupuntura tiene efectos y mecanismos fisiológicos relacionados con la mejoría neurológica del ictus isquémico, que han sido mostrados en muchos estudios científicos realizados hasta ahora con modelos animales. Estos efectos terapeúticos de la acupuntura pueden atribuirse, al menos parcialmente, a sus propiedades antioxidantes. En concreto, se ha comprobado que el uso de electroacupuntura:

  • Aumenta la actividad de las enzimas antioxidantes a través del sistema redox GSH y la dismutación mediada por la superóxido dismutasa.
  • Inhibe la generación excesiva de ROS, así como mejora la función de la cadena respiratoria en la mitocondria celular, promoviendo la actividad respiratoria enzimática en estados isquémicos.
  • Protege las proteínas y los lípidos del daño oxidativo, aumentando la tiorredoxina y disminuyendo los disulfuros de proteínas inducidos por el estrés oxidativo en los tejidos cerebrales.
  • Podría regular las vías de señalización implicadas en la modulación redox, así como activar la red parasimpática mediada por receptores muscarínicos en el cerebro después de un ictus isquémico.

 

Imagen: freepik

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               En conclusión

La acupuntura regula ciertas vías de señalización molecular implicadas en la modulación redox. Esto activa el sistema enzimático antioxidante inherente, e inhibe la generación excesiva de ROS. Por tanto, posee el potencial de aliviar el estrés oxidativo causado por la isquemia cerebral, lo que puede estar relacionado con efectos terapéuticos neuroprotectores.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       Fuente:

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Emilio J. Torregrosa. Técnico Superior en MTC (Fundación Europea de MTC). Miembro de Practitioner’s Register  nº 2760-11511. Miembro de Pan European Federation of Traditional Chinese Medicine Societies.

 

La acupuntura y el resto de terapias que se realizan en Sinergia Acupuntura son técnicas parasanitarias complementarias a los tratamientos médicos habituales, no siendo sustitutivas de estos en ningún caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.